12 DE OCTUBRE DE 1629: Se inaugura en Buenos Aires el
Templo de la Iglesia de la Recolección Franciscana de San Pedro
de Alcántara y Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza (La Recoleta).
Construida en 1732, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura colonial argentina. Su fachada con reminiscencias europeas y americanas posee una torre y graciosa espadaña y campanario, pilastras toscanas y tímpano triangular sin decorar.
Por amplio atrio se ingresa al interior de una nave donde se manifiesta en todo su esplendor el barroco en los retablos de las capillas laterales y altar mayor. El altar mayor de estilo barroco está recubierto de placas de plata, procede del Alto Perú (hoy Bolivia).
El reloj del frente es de origen inglés y las reliquias de los santos Urbano, Víctor y Juan Apóstol en el altar del mismo nombre fueron embarcadas en 1777 desde España con destino a la Basílica.