31 DE OCTUBRE DE 1910: Nació Héctor Valdivieso Sáez
Héctor Valdivieso Sáez, el primer santo nacido en la Argentina. Con exactitud nació en la Ciudad de Buenos Aires, justamente en el Barrio de Boedo, calles Treinta y Tres Orientales y San Juan. Fue canonizado en 1999 por el Papa Juan Pablo II. Valdivieso Sáez permitirá así que en el santoral se incorpore el primer San Héctor. Bautizado en la iglesia San Nicolás de Bari, donde actualmente se alza el obelisco, era hijo de inmigrantes españoles y sólo vivió tres años en la Argentina. En la tierra de sus padres se enroló a edad temprana en la congregación Hermanos de La Salle. San Héctor era una persona abierta; estudiaba mucho para brindarse a los demás en sus clases. Le gustaba la poesía. En 1924 viajó a Bélgica para estudiar en la casa central de los Hermanos Lasallanos. Allí vivió cinco años.
Siempre estaba sonriente y alegre, tenía un carácter muy abierto y comunicativo.

En 1929 fue enviado a Astorga, León. Allí animó a grupos juveniles, dio clases, colaboró en el periódico La Luz de Astorga. También escribió en el semanario Los Hijos del Pueblo, de Madrid. En 1933 llegó al colegio de Turón, donde un año después sería fusilado junto con sus compañeros defendiendo la fe católica.

Eugenio Mediavilla, uno de los militantes revolucionarios que los custodió hasta sus últimos momentos dijo: "No les vi quejarse en ningún momento y estuvieron todo el tiempo rezando... Eran unos santos, que no hicieron mal a nadie. Los mataron solamente porque eran religiosos".

Fue fusilado el 9 de octubre de 1934, a los 23 años de edad.
El 2 de julio de 1999 fueron santificados como "mártires".



Esta nota fue escrita basada en el artículo del diario La Nación (Argentina) del 22/12/99.