12 DE OCTUBRE
DÍA DE LA RAZA y FIESTA NACIONAL para todas las ciudades españolas

El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón, sin saberlo, protagonizaba uno de los acontecimientos más importantes de la historia. Tras su llegada a América ya nada fue igual en el mundo. Se abrieron nuevos horizontes para la conquista y colonización de las tierras descubiertas, y las potencias que ganaron los mares ganaron también las tierras.

Los historiadores modernos prefieren hablar de “Encuentro de dos Mundos” y no de “Descubrimiento”, por cuanto América también aportó mucho para el crecimiento y desarrollo de Europa.


CRISTÓBAL COLÓN

Las noticias sobre la vida de Cristóbal Colón son escasas y la mayoría tiene como origen los escritos de uno de sus hijos. Según investigaciones Colón nació en Génova en el año 1451, siendo sus padres Doménico Colombo y Susana Fontanarrosa. Era un hogar humilde, en el cual tuvo que trabajar desde muy joven para ayudar a su familia. En 1473 se trasladó con su familia a Savona, y se cree que su carrera de navegante comenzó con viajes para comprar lana que luego utilizaban sus padres en sus trabajos, ya que eran laneros y cardadores.

Es considerado un autodidacta ya que aprovechaba esos viajes para hacer las primeras cartas geográficas.
Se casó muy joven con Felipa de Muñiz, y empezó a proyectar su viaje a las Indias. Se contactó con los reyes de Portugal para buscar ayuda, pero no llegó a ningún acuerdo. Viajó a España para convencer a los Reyes Católicos de que financiaran sus proyectos. Hubo arduas negociaciones hasta que los soberanos aceptaron su propuesta.

El 3 de agosto de 1492 zarpó de Puerto de Palos con sólo tres carabelas: La Santa María, La Niña y La Pinta. Después de 72 días de navegación, durante los cuales hubo varios motines a bordo, el marinero Rodrigo de Triana divisó tierra: era el 12 de octubre de 1492.
El primer lugar donde desembarcaron fue la Isla de Guanahaní, que Colón llamó San Salvador.

Cuando regresó a España, fue recibido por los Reyes Fernando e Isabel en Barcelona. Allí exhibió muestras de las riquezas que había en el nuevo mundo.

En total Cristóbal Colón efectuó cuatro viajes. El segundo partió de Cádiz el 25 de Setiembre de 1493 y regresó al mismo puerto el 11 de junio de 1496. Fue el viaje más prolongado.

El tercer viaje lo inició en 30 de mayo de 1498. Fue el que le deparó más disgustos porque se encontró con que la población que había dejado en los territorios descubiertos se había sublevado.

 


 

Tuvo que hacer pactos para lograr la paz, pero todo llegó a oídos de los Reyes Católicos, quienes decidieron enviar a una persona de su confianza para apaciguar los ánimos. Colón fue tomado preso y así regresó a España donde los Reyes Isabel y Fernando ordenaron su libertad.

El cuarto viaje lo emprendió el 11 de mayo de 1502, esta vez acompañado de uno de sus hijos. Tampoco fue un viaje feliz, ya que tuvo que abandonar sus planes por la hostilidad de los indígenas y hasta perdió sus naves, quedando aislado por más de un año.
Por fin regresó el 7 de noviembre de 1504.

Colón gozó de los beneficios económicos que se le habían prometido, pero no así de los títulos de Almirante, Virrey y Gobernador de las tierras que descubrió, como le había sido prometido.

Falleció en Valladolid el 21 de mayo de 1506. En 1537 se trasladaron sus restos a la catedral de Santo Domingo, junto a los de su hijo Diego. En 1795, España cedió la isla de Santo Domingo a Francia, pero ordenó que los restos de Colón fueran retornados. Entonces una osamenta, que se creía era la de Colón, fue exhumada de la catedral y trasladada a Sevilla. Sin embargo, en 1877, un grupo de trabajadores desenterró en la catedral de Santo Domingo una urna de plomo, sobre la que se leía: "Ilustrísimo y distinguido varón, Don Cristóbal Colón".

Muchos dominicanos están convencidos de que los españoles se equivocaron en 1795 y se llevaron los restos que no eran, por lo cual dos países reclaman ser el lugar del descanso final de los restos del "descubridor" de América: España (Catedral de Sevilla) y la República Dominicana (Catedral de Santo Domingo).

 

DIA DE LA RAZA

Al celebrarse el cuarto centenario del descubrimiento de América, por Real Decreto de la Reina Regente, doña María Cristina de Habsburgo, firmado en el Convento de la Rábida el 12 de octubre de 1892 se instituyó en España como fiesta nacional el día en que las carabelas llegaron al Nuevo Mundo.

El Rey Alfonso XIII estableció el 12 de octubre como DÍA DE LA RAZA y FIESTA NACIONAL para todas las ciudades españolas.

En nuestro país, durante el primer gobierno del Presidente Hipólito Yrigoyen, se instituyó el 12 de octubre como DIA DE LA RAZA, logrando luego la adhesión de las naciones americanas. El decreto considera que el descubrimiento de América es el acontecimiento más trascendental de la humanidad a través de los tiempos.

Posteriormente, el Gobierno de España estableció que dada la trascendencia del este día para la madre patria y para todos los pueblos de la América Hispana el 12 de octubre sería fiesta nacional y DÍA DE LA HISPANIDAD.

DIA DE LA DIVERSIDAD CULTURAL AMERICANA

En el año 2010, se modifica el nombre "Día de la Raza" por “Día de la Diversidad Cultural Americana” y se busca promover desde distintos organismos una reflexión permanente acerca de la historia y encaminar hacia el diálogo para una diversidad cultural, como también la promoción de los Derechos Humanos de nuestros pueblos originarios, tal como lo marca la Constitución Nacional en su articulado sobre la igualdad de las personas, dándole la garantía del respeto a la identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural.