Los Símbolos de la
NAVIDAD

Origen y significado.

 

PAPA NOEL

 

Se cree que fue un obispo que nació en Turquía en el siglo IV y heredó de su familia grandes riquezas que repartió entre los pobres. Se ordenó como sacerdote y luego fue arzobispo de Myra (hoy Turquía).

Con el correr de los años fue incorporando a su imagen de obispo medieval elementos de diferentes culturas. Así fue como nacieron por ejemplo Santa Claus en Estados Unidos, Père Noel en Francia entre muchas otras variantes.
En un principio se lo representaba sobre un caballo blanco y luego se reemplazó a este último por un trineo tirado por renos.

San Nicolás vestía un traje de obispo color rojo. Posteriormente se le añadieron la barba larga, su imagen engordó varios kilos y comenzó a pasearse por paisajes nevados, diferentes a su Turquía natal.

 

El PESEBRE

 

Es una recreación del nacimiento del niño Jesús por medio de figuras generalmente pequeñas, a las que se las rodea de un paisaje de arena, piedras, papel madera, etc.

Jesús nació en un pesebre en la Ciudad de Belén. En los países Católicos este hecho es recordado cada año con réplicas en miniatura de la escena del nacimiento. El pesebre, animales, miniaturas de Jesús, José y María, los pastores y los Tres Reyes Magos son parte de este símbolo popular.

Esta tradición se conserva en los países de Europa, Latinoamérica y los Estados Unidos.

Generalmente se arma en lugares públicos cuando es de tamaño natural o en las casas si es pequeño. En algunos países el pesebre es portátil, o sea que pasa de casa en casa, en una manera de recibir todos la visita de la Sagrada Familia.

Esta tradición se originó en el siglo XIII, más precisamente en el año 1223, cuando San Francisco de Asís consiguió autorización papal para instalar un pesebre en una cueva, con la imagen del niñito Jesús y un buey y una mula vivos junto a él. Esta representación se extendió por toda Italia, primero en las casas de los nobles y luego a la gente del pueblo.

A España llegó cuando Carlos III la llevó desde Nápoles en el siglo XVIII, luego se extendió a los hogares de las colonias españolas de América durante el siglo XIX. Recién en el siglo XX se hizo popular el pesebre en Francia.

También en los templos se hacen representaciones de pesebres vivientes durante la misa de Nochebuena. Esta es una costumbre en España, aunque también es tradición arraigada en nuestro país.

 

LA MISA DEL GALLO

 

Se llama así a la misa que se celebra la noche de Nochebuena. Esta denominación proviene de una fábula que dice que el gallo fue el primero en presenciar el nacimiento de Jesús, y de anunciarlo a todo el mundo. Esta misa se celebra desde el siglo V y a partir de la Edad Media es una celebración jubilosa. Existe una tradición también, que ha perdurado en el tiempo, y que consiste en estrenar alguna prenda con la que se espanta al demonio.

 

LOS VILLANCICOS

 

Los villancicos son canciones religiosas dedicadas a la Nochebuena. Algunos han sido muy populares como “Navidad Blanca” y “Noche de Paz”.

Hasta hace unos años era común que grupos de niños y jóvenes recorrieran las calles cantando villancicos. Esta costumbre todavía se ve en pueblos de España y algunos lugares de latinoamérica.

Cuenta la tradición que en las Navidades del año 1818 el ayudante del cura de la Iglesia de San Nicolás en un pueblo de Alemania no pudo tocar el órgano porque los ratones le habían comido varias piezas. Entonces improvisó una melodía muy hermosa: “Noche de Paz”. Luego le pidió a Franz Gruber, que era el profesor de música del pueblo que le pusiera letra. Desde entonces es el villancico más conocido y cantado en todas las Navidades del mundo.

 

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

 

El origen del árbol navideño se remonta a la época comprendida entre el segundo y tercer milenio antes de Cristo. En esa época los pueblos indoeuropeos se estaban expandiendo por Europa y Asia y rendían culto a los árboles. El roble era generalmente el árbol rey. Al llegar la caducidad de sus hojas, se lo adornaba tratando de que retornara el espíritu de la Naturaleza, pues creían que había huido. Cuenta la leyenda que en la primera mitad del siglo VIII un roble al que se consideraba sagrado se cayó sobre un abeto. Al quedar el abeto intacto lo proclamaron como el árbol del Niño Jesús. Su forma triangular se explicó como representativa de la Santísima Trinidad, con el Dios Padre en la cúspide.

El moderno árbol de Navidad tal como lo tenemos en la actualidad proviene de Alemania aproximadamente del siglo XVI. Hasta el siglo XIX no se lo conoció en Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Puerto Rico, China y Japón.

En España se lo empezó a adoptar durante las primeras décadas del siglo XX y en la actualidad se encuentra en las Navidades de la mayoría de los países de Europa y Latinoamérica.
 
Las esferas, estrellas, campanillas y otros adornos que en la actualidad se ponen en el árbol de Navidad representan las primitivas piedras, manzanas u otros elementos con que se adornaba al primitivo roble. Cada uno de estos ornamentos tiene de por sí un significado. Las guirnaldas de luces que actualmente colocamos en nuestro arbolito, antes de ser eléctricas, eran velas que simbolizaban la purificación. Los que tienen forma de herraduras son un amuleto que atrae la buena suerte, las piñas son un símbolo de la inmortalidad y las campanillas una muestra de la alegría por la llegada de la Navidad. Las esferas de colores, originariamente hechas por los sopladores de vidrio de Bohemia del siglo XVIII, propician la abundancia, y las estrellas anuncian los designios de Dios. La estrella que se coloca en la cúspide del árbol es la que se refiere a Belén.

En América, en los tiempos de la evangelización, los españoles impusieron la costumbre de los pesebres. Fue en 1807 cuando un irlandés armó el primer arbolito navideño en el territorio de la actual República Argentina: para recordar su Dublín natal, este hombre cuyo nombre ha caído en el olvido, decoró un pino de una plaza porteña.

El árbol de Navidad más grande del mundo se instaló en la ciudad de Mérida, España en el estacionamiento de un centro comercial. Tenía 37 metros de altura y 70.000 luces de colores. Superó en tamaño al árbol que tradicionalmente se instala en el Rockefeller Center (Nueva York) que tiene una altura de 28 metros y figuraba en el Libro de los Records Guinnes.

Los regalos representan los dones
que Dios le ha dado al hombre
durante el año.

 

EL MUÉRDAGO
 

Por permanecer siempre verde el muérdago se ha considerado como una planta sagrada, que trae suerte y fertilidad. En los países del centro y norte de Europa, en que cuando se celebra la Navidad es época de crudos inviernos, la costumbre de colocar ramas de muérdago en las puertas y ventanas representa la continuidad de la vida. Esta costumbre se arraigó en los Estados Unidos aunque en España no cuenta con mucha aceptación. En Latinoamérica también se usan coronas de muérdago y acebo, con frutos rojos, que se colocan en las puertas de entrada de las casas.

 

LAS TARJETAS DE NAVIDAD

 

La costumbre de saludarse para Navidad y Año Nuevo tiene su origen en la antigua Roma. Entonces el saludo se hacía en las fiestas paganas y simbolizaba generosidad y amistad.

La primera tarjeta navideña que se conoce fue enviada en el año 1476 desde Strasburgo. Ese año John Horsley la diseñó con la leyenda “Alegre Navidad y Feliz Año Nuevo”.
Al año siguiente la corte de la reina Victoria, en Inglaterra, copió la idea y la envió a familiares y amigos. En materia comercial, el negocio surgió de la mano de Henry Cole, a quien años más tarde se le dio el título de Sir, en Inglaterra. Y luego la costumbre se extendió por todo el mundo.

 

LOS REYES MAGOS

 

La historia cuenta que apareció en el cielo una estrella. Los magos que vinieron de Oriente buscando a Jesús fueron guiados por esa estrella hasta Belén.

Según el relato del Evangelio según San Mateos (2,1-12), los magos ofrecen oro, incienso y mirra, en homenaje de todos los pueblos paganos al niño recién nacido, reconociéndolo como Mesías y como Rey.