7 DE MARZO DE 1906: NACIMIENTO DE RAMÓN CARRILLO
Nació el 7 de marzo de 1906, en Santiago del Estero. Cursó estudios en la Facultad de Medicina de Buenos Aires y fue becado para perfeccionar sus conocimientos en Europa, entre 1930 y 1932. En el Viejo Continente, Carrillo visitó y se formó en centros académicos y científicos de Holanda, Francia y Alemania.
A su regreso al país, organizó el Laboratorio de Neuropatología en el Instituto de Clínica Quirúrgica y el Servicio de Neurología en el Hospital Militar Central.

También se dedicó a la docencia universitaria, como profesor titular la cátedra de Neurocirugía en la Facultad de Medicina (UBA), desde 1943, y como profesor de historia argentina e historia de la civilización en distintas escuelas secundarias de la Capital Federal.
Por esa época, Ramón Carrillo ya se había consolidado como un prestigiosos neurocirujano, y formaba parte de diversas sociedades científicas nacionales y extranjeras. Ya había ganado el Premio Nacional de Ciencias, en 1937, por su obra Yodoventriculografía y era autor de varias obras especializadas en anatomía patológica, anatomía comparada, clínica neurológica, etc.
En 1946, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, se creó el Ministerio de Salud Pública de la Nación. Siendo designado Carrillo al frente del mismo. Allí desarrolló una vasta labor sanitarista, enfrentando con ahínco las enfermedades endémicas de las zonas más pobres del país. A él se debe que el paludismo, durante esa época, fuera casi totalmente eliminado, y que se crearan innumerables centros de salud, hospitales y puestos sanitarios de frontera. Durante la gestión de Carrillo en el Ministerio de Salud Pública, la capacidad hospitalaria del país se duplicó.
Entre las producciones escritas de Carrillo se pueden mencionar: El signo de la desviación del acueducto y del cuarto ventrículo en los tumores de la fosa craneana posterior; Acotaciones al margen del artículo de los doctores Obarrio, Pauling y Pedace sobre síndrome de la línea media cerebelar; El diagnóstico yodoventriculográfico en cirugía cerebral; Importancia de la encefalografía en la apreciación médico-legal del síndrome post-conmocional; Topografía craneal; Política sanitaria argentina (1949) y Teoría del Hospital (1953). También escribió varias biografías, estudios económicos y demográficos. Muchos de estos escritos fueron publicados en los Archivos argentinos de neurología, La Semana Médica, la Revista de la Asociación Médica Argentina, La Prensa Médica, entre otras revistas especializadas.
Retirado de las cátedras y de la gestión pública, y sumido en la más profunda pobreza, se desempeñó por algún tiempo como médico rural en Brasil, donde falleció en Belem do Pará en 1956.
En la actualidad, numerosos hospitales e instituciones de salud llevan su nombre.

FUENTE: PROYECTO AMEGHINO.